Ceremonias civiles en Deluz - Luz se casa
485
post-template-default,single,single-post,postid-485,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Ceremonias civiles en Deluz

Los datos de celebraciones nupciales no dejan lugar a dudas: los cántabros prefieren las bodas civiles a las religiosas. En 2017 (última encuesta disponible), 1568 parejas decidieron casarse por lo civil, frente a 495 que lo hicieron por el rito católico. Además, las bodas van cada año en aumento tras superar los peores años de la crisis económica y, poco a poco, la edad media de los contrayentes está bajando y ya ronda los 30 años. ¿Por qué? En apenas dos décadas, la concepción social del matrimonio ha evolucionado y ha pasado de ser casi una obligación a ser una opción y un deseo. Casarse ya no es condición sine qua non para vivir en pareja o tener hijos; se ha convertido en una fiesta y una celebración del amor en el que dos personas cambian de estado civil, pero sus vidas continúan como hasta ahora.

Una celebración civil es un folio en blanco en el que diseñar una ceremonia a medida, al gusto de los contrayentes, en el que tienen cabida todo tipo de ritos. En el porche de Deluz hemos sido testigos de ceremonias emotivas en las que todos han acabado llorando, de un concierto en directo tras el «sí, quiero», de un micrófono abierto en el que los invitados participaban esporádicamente, de discursos de amigas de la infancia entre risas y recuerdos, de hijos acompañando a sus padres al altar, águilas reales trayendo los anillos y de un paseillo a los novios alzando los sables.

 

Para nosotros, uno de los momentos más emocionantes en las bodas Deluz es cuando llega la novia en el coche nupcial, atraviesa la puerta de la finca, le saluda el magnolio japonés y para a los pies de la alfombra que le conduce hasta el altar, en el porche. La música elegida para la ocasión y el silencio de los invitados, los ojos de emoción, las lágrimas, las sonrisas, los abrazos.

Que comience la ceremonia. Lo tenemos todo bajo control: el sonido, el micrófono, los tiempos, la música, las flores frescas y las pompas para dar la bienvenida a los recién casados. ¿Qué te apetece? Tenéis la oportunidad de diseñar vosotros mismos el guion de vuestra boda. Ceremonia de la arena, ceremonia de la plantación, faroles flotantes… ¡Imaginación y amor al poder!

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Bodorrio Llano Gandarillas #portodoloalto #santander #lamagdalena #cantabria #boda #amigos

Una publicación compartida de Guillermo (@giniguez85) el